Son el corazón de toda instalación de aspiración centralizada. Mediante un exhaustivo cálculo de las necesidades requeridas para cada tipo de instalación se confecciona el ventilador, que se encarga de crear el caudal y presión necesaria para un eficiente transporte del material desde el punto inicial hasta su almacenaje.

Fabricados en chapa de gran resistencia con acabados anticorrosión, están equipados con potentes motores normalizados IP-56 desde, 1,5 CV hasta 100 CV y con volúmenes de entre 1.000 y 45.000 m3/h., y con sólidas turbinas de hierro, equilibradas electrónicamente que hacen prácticamente imperceptible la vibración de los mismos. Bajo demanda ó exigencias de proyecto, los motores se suministran con otros tipos de aislamiento ó protección.

Los modelos estandar "Directos", permiten ser montados en diferentes posiciones para la orientación de la boca de impulsión, los modelos a transmisión se han de solicitar bajo demanda.